• La Diócesis
  • ¿Quiénes somos?

1. Historia, vida y ministerio de la Diócesis

La Diócesis de México fue establecida el 25 de octubre de 1904.

Originalmente incluía solo a las congregaciones de habla inglesa y abarcaba todo el territorio nacional. Las congregaciones de habla española se unieron a la Diócesis en 1906. Nuestro primer obispo fue el Revdmo. Enrique D. Aves, quien permaneció en su cargo hasta 1923, siendo sucedido por el Revdmo. Frank W. Creighton.

En 1931 fue consagrado el Revdmo. Efraín Salinas y Velasco, quien se convirtió en el primer obispo nacional, y el primer obispo mexicano en toda la Comunión Anglicana. El Obispo Salinas se retiró en 1957 y fue sucedido por el Revdmo. José G. Saucedo en 1958.

La Revolución Mexicana de 1910 causó la salida de la mayoría de la población extranjera. Esto afectó muy seriamente a la Diócesis de México ya que, de aproximadamente 35 iglesias de habla inglesa, solo sobrevivieron dos. Esto hizo que, prácticamente, de la noche a la mañana, la diócesis se convirtiera en mayoritariamente mexicana y de habla española, como lo es hasta el día de hoy.

La Diócesis de México fue dividida en 1972, dando lugar a la creación de la Diócesis del Norte y la Diócesis del Occidente de México. En 1989 la Diócesis de México nuevamente fue dividida, y se creó la Diócesis de Cuernavaca y la del Sureste de México.

La Iglesia Anglicana de México con sus cinco diócesis, fue erigida como una Provincia Autónoma dentro de la Comunión Anglicana el día 13 de mayo de 1995.

En ese momento, el Obispo Diocesano era el Revdmo. Sergio Carranza Gómez, quien había sido consagrado en 1989.

La Diócesis tiene un total de 31 iglesias, de las cuales 13 son parroquias, 14 son misiones y 4 son estaciones de predicación. El número total de clérigos activos es de 27, de los cuales 7 son mujeres y 9 son voluntarios.

La Diócesis de México ordenó por primera vez a una mujer en 1982.

Nuestra comunidad diocesana cuenta con aproximadamente diez mil feligreses, y está integrada por mexicanos bautizados, confirmados o recibidos en nuestra Iglesia; por extranjeros residentes en México, muchos de los cuales continúan registrados en sus iglesias de origen; y por un creciente número de personas que, no perteneciendo canónicamente a nuestra Iglesia, viven plenamente su vida espiritual, litúrgica y sacramental en nuestras varias congregaciones.

Nuestro más reciente Obispo Diocesano fue el Revdmo. Carlos Touché Porter, quien fue consagrado en el 2002 y se acogió a la jubilación en el presente año (2020).


2. Seminario de San Andrés

El Seminario de San Andrés fue fundado el 30 de noviembre de 1894. Sus instalaciones actuales, en la Ciudad de México, fueron inauguradas en 1963.


El seminario es la más antigua institución teológica de habla española en el mundo Anglicano.


Actualmente opera en modalidad no residencial, lo que ha permitido sanear sus finanzas. Es dirigido por un equipo de líderes integrado por miembros de la facultad, lo que ha permitido mantener un acompañamiento más cercano con los seminaristas.


Se cuenta con la infraestructura suficiente para promover la admisión de más estudiantes y seminaristas.



3. Ministerios Espirituales y Sociales

En la Diócesis se desarrollan diversos ministerios espirituales y sociales.

Entre los espirituales, contamos con el Cursillo de Cristiandad (adultos), el Acontecimiento Feliz (jóvenes), Carrusel (niños), la Misión de Verano, Programa de Evangelización (realizado por jóvenes) y Alebrijes (programa de acompañamiento pastoral para mujeres).

Varias congregaciones desarrollan diversos ministerios sociales.



4. Proyectos de auto-sostenimiento financiero

En la actualidad, el proyecto principal de auto-sostenimiento diocesano para el largo plazo, es un bachillerato que lleva el nombre de Instituto Canterbury. Funciona en una parte del Centro Diocesano, en la Ciudad de México. El Instituto comenzó sus actividades el 28 de agosto del 2017.

Otro proyecto con el mismo fin, es la adecuación física, incluyendo mobiliario y decoración, del área de hospedaje en el Centro Diocesano, para integrarla al programa internacional AIR B & B.

Este proyecto por el momento se promociona a través de llamada, mensajes y la red social de Facebook.



5. División geográfica de la Diócesis

En la actualidad, la Diócesis de México cubre únicamente la parte central del país, e incluye a la Ciudad de México, y los estados de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Michoacán y Tlaxcala.




6. Actividades diocesanas que se realizan durante el año

Comisión de ministerios

  • Feria de ministerios laicos

  • Oficialía de Pastoral Juvenil

  • Acontecimiento Feliz
  • Campamento Pascual
  • Talleres para adolescentes y jóvenes
  • Misión de Verano

  • Oficialía de Relaciones Ecuménicas e Interreligiosas

  • Representación y participación en diferentes foros religiosos y civiles

  • Oficialía de Pastoral para mujeres

  • Alebrijes, transformando vidas

  • Cursillo de Cristiandad

  • Ultreyas

  • Oficialía de Formación Cristiana

  • Carrusel
  • Chispas de Navidad
  • Taller para escuela bíblica de verano


  • 7. Resumen estadístico

    CLERO: 28

  • Presbíteros: 27
  • Diácona: 1
  • Con estipendio: 19
  • Voluntarios: 9
  • Hombres: 21
  • Mujeres: 7

  • FELIGRESÍA

  • Miembros bautizados: 5029
  • Miembros comulgantes: 3440
  • Total de familias: 1204
  • Total de individuos: 600

  • Fuente: Datos al 31 de diciembre de 2001, tomados del Informe al 107° Sínodo Diocesano del 8 de febrero de 2020.


    8. Visión de la Diócesis

  • Evangelización/Misión: Buscamos ser una diócesis abierta a una nueva manera de evangelizar y hacer misión tanto al interior como al exterior, atendiendo a los retos de nuestra realidad.
  • Pastoral: Deseamos un proyecto pastoral elaborado con la colaboración activa de laicos y clérigos que responda a las inquietudes y necesidades de la Diócesis.
  • Liderazgo/Relaciones públicas: Queremos una diócesis que promueva el trabajo en equipo y la unidad entre todos.
  • Necesitamos una diócesis visible en la sociedad mexicana y en la Comunión Anglicana.
  • Administración: Necesitamos una diócesis que tenga un correcto cuidado de los bienes materiales y capital humano que conduzcan al auto-sostenimiento y busquen el bienestar del clero.
  • Comunicaciones: Buscamos el fortalecimiento en el uso de la tecnología y las redes sociales como medio de comunicación hacia dentro y fuera de la diócesis.